Saltar al contenido

Lo que no sabías de la Abelia y sus cuidados

Abelia como plantar

La energía y belleza de un jardín, viene dada por las plantas que elegimos para que formen parte del ambiente, las cuales debemos conocer y cuidar para recibir de ellas el noble destello de su hermosura.

Entre las pequeñas plantas con flores para el jardín destacan las Abelias, al ser de fácil cuidado gran resistencia y de hermosa y duradera floración. Por tanto, te explicaremos brevemente cuales son las características más resaltantes, y cuáles son los cuidados de la Abelia.

De dónde proviene la Abelia

La Abelia, es un arbusto floral proveniente de Asia, específicamente de China, que debe su nombre a quien la dio a conocer a nivel mundial, sin embargo, existen variedades de esta hermosa plata que son originarias de Latinoamérica específicamente de México.

Lo interesante de esta hermosa planta, es que existe un gran número de variedades, de hecho, la comunidad científica cuenta más de 60 variedades, las cuales, tienen características comunes y sobre todo son aprovechables para el diseño botánico de interiores y exteriores, siendo recomendadas como flores de maceta y de jardín.

Cómo son las plantas de Abelia. Características distintivas

Abelia

El tamaño de la Abelia. 

La Abelia es un pequeño arbusto que difícilmente llega a sobrepasar los dos metros de altura. Sus raíces son delgadas y poco profundas, aunque le dan la firmeza que necesita la planta.

El aspecto de la Abelia

La Abelia es una hermosa planta de jardín cuyas hojas alargadas y de color verde fuerte, por un lado, y un poco más claras por el envés dan el aspecto de un ramillete primaveral que es ideal para jardines, así como también para interiores, bien sea en macetas, colgantes o porrones.

Sus hojas son pequeñas y brillantes y sus tallos marrones y duros que las sostienen con vigor, sin verse tan enmarañadas y tupidas, sino más bien con un follaje aireado.

La forma de la Abelia

En cuanto a su aspecto o su morfología se refiere este arbusto tiende a tener forma abanicada en su follaje, parecido o comparable a una zarza, con abundantes ramas que se disponen de forma radial o radicular (como los rayos del sol) desde la raíz.

Las flores de la Abelia

Las flores de la Abelia tienen forma de pequeñas campánulas o campanas sencillas y con un rico y delicado aroma, las cuales son de colores suaves entre los que destacan el blanco, el rosa, y el beis.

Algo particular respecto a sus flores es que, si bien ocurre durante la primavera y no durante todo el año como quisiéramos, estas duran mucho para marchitarse, por lo que podemos disfrutar de su esplendor por más tiempo.

Además de ello, cuando las flores comienzan a marchitarse, queda parte de ellas que se va tornando de otro color, un poco más carmesí que es aún más hermoso.

Cuidados de la Abelia

Condiciones climáticas óptimas

La Abelia es una planta floral muy bien adaptada a cualquier tipo de clima, incluso donde hay inviernos con heladas, pues en este caso, pierden gran parte del follaje, pero se recuperan en la siguiente estación.

En cuanto a la exposición al sol, es necesario decir que lo tolera muy bien, aunque se desarrolla mejor en condiciones de semihombre, en el caso de que este en el jardín, aunque como hemos mencionado puede cultivarse en interiores.

Necesidades del sustrato

La Abelia requiere de un sustrato nutrido y bien drenado, de este modo podrá crecer con más vigor y esplendidez, del resto no requiere grandes cuidados respecto al sustrato.

Riego de la Abelia 

La Abelia requiere un riego regular, aunque no es algo prescrito como una receta, sino más bien como el resto de tu jardín, debes garantizarle un suministro de agua, sobretodo en los días del verano abrasador, del resto, esta planta es muy bien adaptada y con los requerimientos mínimos.

Poda en la Abelia

Para garantizar que crezca más rápido y más vigorosa es necesario una vez al año podar la planta.

Esto lo puedes hacer de modo sencillo usando las herramientas necesarias, que en este caso serían tus guantes y un par de tijeras de jardinería, las cuales debes desinfectar antes de usar para evitar enfermar tus plantas de jardín.

Para realizar la poda de las Abelias solo es necesario limpiar sus ramas, eliminando cualquier rama torcida o enferma, así como también cortando solo las puntas de estas, de ese modo obligarás a tus Abelias a dar renuevos.

Cómo reproducir Abelias

Si te has preguntado cómo se reproducen tus Abelias, dejamos decirte que ella puede hacerlo de dos modos, de modo sexual a través de sus flores o de modo asexual a través de esquejes. En el caso de que quieras reproducirlas a través de esquejes es muy sencillo.

Cortando con los implementos necesarios

Solo debes cortar una rama principal, esto lo puedes hacer usando tus tijeras de jardinería, y al igual que con la poda, debes garantizar que estén limpias antes de usarlas, de otro modo, se enfermará tu esqueje y no lograrás reproducir tu planta.

Eliminando ramajes innecesarios

Una vez hayas cortado la rama, notarás que esta está formada por una serie de ramas perpendiculares más pequeñas, esta las debes cortar todas hasta que te queden solo dos yemas de la rama principal.

Utilizando hormonas enraizadoras

Posteriormente tomas este trozo de la rama principal y lo limpias y lo espolvorees con cualquier hormona para producir raíz, es importante usar estas hormonas porque aceleran este proceso, ya que la aparición de la raíz suele ser lenta, corriéndose el riesgo de que le esqueje adquiera una enfermedad por el contacto de las bacterias en la parte donde fue cortado y que aún no ha sanado, o simplemente evitando que muera tu esqueje deshidratado o desecado.

Colocado la planta el esqueje en un sustrato

Ahora puedes colocar tu esqueje en una maceta, o en una bolsa para esperar que se vuelva una planta independiente, cabe destacar que el sustrato ideal debe ser de abono, debes garantizar un suministro de agua y luz solar para que tu esqueje cobre fuerzas hasta que lo puedas trasplantar a la tierra.