Saltar al contenido

Bulbos que florecen en otoño

Arreglo de azafranes • © RHS/Tim Sandall

Plantas parcialmente pequeñas, cuyas flores ahuecadas, surgiendo de forma directa del suelo, se semejan a los azafranes (Crocus sativus), pero no tienen relación con su clase o género. En la actualidad, las flores lilas, rosas o blancas del Colchicum asimismo agregan un toque de color al jardín de otoño.

De qué manera cultivar bulbos en agua

Hay plantas que, merced a sus órganos de reserva, nos dejan ‘jugar a cultivarlas en agua’. Ejemplo de esto lo contamos en plantas como la batata Ipomoea batatas cuyo tubérculo, al suave contacto con el agua, desprende sus sinuosas ramas de manera muy ornamental. Pero los bulbos asimismo son órganos de reserva y en este contexto de bulbos otoñales, hay especies como el tulipán (Tulipa sp.) o el jacinto (Hyacinthus orientalis) que tienen la posibilidad de cultivarse sencillamente en contacto con el agua.

El cultivo de bulbos en agua obedece a una clara técnica ornamental en tanto que la vida de este bulbo terminará con su floración y no vamos a poder preservar ni reproducir estas plantas para el año próximo.

Cala

Se identifica por hojas puntiagudas y flores con apariencia de embudo. Estos bulbos de otoño tienden a ser de color blanco, rosa, naranja o amarillo. Puede lograr una altura de 1 a 4 pies, prefiriendo medrar a pleno sol a sombra parcial. Estas plantas necesitan un suelo bien drenado y se tienen la posibilidad de llevar al interior a lo largo de los meses mucho más fríos de invierno.

Esta planta con forma de enredadera se identifica por sus flores amarillas y rojas, muy similares a los lis. Brota a inicios de otoño y puede lograr los 6 metros de altura. Elige medrar en un área que tiene luz del sol filtrada.

Anémona de Caen, la elegancia de la flor llevada a cabo

Revela mucho más peculiaridades de cultivo de estos bulbos de otoño

La anémona pertenece a los bulbos de otoño que se tienen la posibilidad de ver en múltiples colores. No obstante, en nuestra selección nos decantamos por esta pluralidad. Sutileza y distinción son 2 especificaciones de esta hermosa flor. Un óptimo fundamento para ser entre los seleccionados comunes para los arreglos florales. Su temporada ideal de siembra es octubre para lograr gozarla entre febrero y marzo. Sin embargo, asimismo es viable plantarla en este mes y verla florecer en el mes de junio con la llegada del verano.

¿Dónde y de qué forma plantar?

En el jardín se establecen realmente bien en conjuntos, acatando las distancias y hondura indicada por el distribuidor. Generalmente, se aconseja ponerlos tres ocasiones mucho más profundos que su tamaño y a exactamente la misma distancia entre ellos, o aun un tanto menos. Asimismo se desarrollan realmente bien en maceta, solas o mezcladas con otros bulbos u otro género de plantas. Aun en macetas pequeñas con poco sustrato, como las que se venden en macetas ornamentales para Navidad, los bulbos prosiguen floreciendo.

En primavera, jarros llenos de tulipanes bicolores o mezclados con jacintos, nomeolvides, erysimum, bellis, penitentes… O puedes utilizar una mezcla que he visto bastante en Londres y Wisley Gardens, elaborado con Fritillarias meleagris, tulipanes blancos y ophiopogon. Lo mucho más útil y práctico es plantar algún género de bulbo, como los narcisos, al pie de algún arbusto bonito, como la nandina, y en primavera se volverá muy ornamental. Puede hallar muchas ideas en el momento en que visite Hampton Court Gardens. Atrévete a entremezclarlos asimismo con perennes, a fin de que en el momento en que broten en primavera aporten un agregado de atrayente y contraste de texturas.