Saltar al contenido

¿Cómo cuidar la flor del aire en el hogar?

Las tillandsias, en su medio natural, son plantas epífitas como las orquídeas. Dependen de otras especies para subsistir de manera no parasitaria, en su caso de los leños de los árboles. Se han amoldado a esta clase de ámbitos hostiles y han creado raíces que, si se muestran, marchan solo como soporte y no como órgano de nutrición. Estas plantas verdaderamente viven del aire.

Entender las Tillandsias

Las Tillandsias son nativas de las zonas cálidas y tibias de México, América Central y del Sur, y ciertas áreas de su esto de t él USA. Se tienen la posibilidad de hallar en junglas del trópico, desiertos y pantanos. En su hábitat natural, dependen de una planta huésped u otra área para adherirse. ¿Por qué razón dependen de un anfitrión? Piensa una planta de aire en el suelo del bosque. No recibiría bastante luz del sol. Por tal razón, se adhieren a leños y ramas de árboles, fisuras en barrancos rocosos y arbustos.

En el momento en que la exposición al sol es la correcta, las Tillandsias absorben todo cuanto precisan mediante sus hojas allí donde se hallen.

Plantas de color verde grisáceo con hojas aproximadamente recias:

Aquellas plantas como Macbrideana o Neglecta que tienen hojas semirrígidas como sombra y sol parcial y aquellas con hojas mucho más recias como Bergeri , Aeranthos, Ionanthas, etcétera… tienen la posibilidad de estar mucho más expuestos al sol directo. Se debe tener una continuidad de riego cada 2 días en verano y una vez por semana en invierno cuidando los días mucho más fríos que no hay que humectar, ejemplos:

Humedad , el otro indispensable en el precaución del clavel

Buena planta epífita, la tillandsia se nutre del ámbito que la circunda. Algo que nos ordena a dar un óptimo nivel de humedad ambiental. Si habitamos un tiempo seco o lo disponemos en interior, deberemos ser rigurosos con este aspecto. Pero no solo en verano: asimismo en temporada de calefacción.

Como el clavel de aire necesita mucha humedad ambiental, deberemos proporcionarla. Para esto, lo idóneo es una pulverización día tras día en los meses de calor; y uno cada 2 o tres días en invierno. No cuesta nada, más que nada en verano, sumergirlo en agua. Pero precaución: no tenemos la posibilidad de llevar a cabo esto a la rápida. Tras este baño, lo idóneo es que no haya acumulación de agua en las hojas. Puede llegar a pudrirse.

Luz

Las plantas de aire precisan un espacio lumínico, sin estar expuestas de forma directa a la luz del sol, puesto que esta puede dañar a la planta, más que nada en los meses de calor. El rango de temperatura conveniente para las Tillandsias es amplísimo, fluctuando entre los 5°C y los 40°C.

Como las Tillandsias son epífitas y no tienen raíces, no precisan ser fertilizadas, puesto que guardan agua del ámbito y nutrientes del aire, procesándolos transformándolos en oxígeno y hidratos de carbono. Pero para hallar que nuestra planta reciba todos y cada uno de los nutrientes precisos, se aconseja darle riegos ocasionales y abonos concretos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.