Saltar al contenido

¿Cómo cuidar las gardenias?

Si tienes una de estas hermosas plantas, quizás te preocupe darle los cuidados que necesita, para que permanezca llena de vida, y sus maravillosas flores sean un deleite para ti. En otras ocasiones hemos visto como revivir un helecho y ahora te enseñaremos a cuidar tu planta de gardenias.

Estas bellísimas plantas, son muy susceptibles a los cambios climáticos; incluso, pueden dejar de florecer por causa de ello, y ¿quién quiere una planta de gardenia, sin flores de gardenia? En este artículo te orientamos para que cultives y, con mucho amor, cuides de esta sofisticada pero muy delicada planta.

¿Que son gardenias?

El arbusto de Gardenia.

La gardenia es un arbusto ornamental, fácilmente reconocible, proviene del continente asiático y regiones tropicales; puede medir hasta 2 metros y sus hojas son perennes, de color verde oscuro y brillante; te encantará en su totalidad.

Las Flores de Gardenia.

Sin dudas, la gardenia es más codiciada por sus espectaculares flores exóticas, que poseen generalmente pétalos de color blanco cremoso, y un aroma exquisito y particular. Suelen crecer en solitario o en pequeños grupos.

La planta de gardenia se puede cultivar en exteriores e interiores, pero amerita cuidados especiales de tu parte, ya que factores como la humedad, la luz, el suelo y la poda, determinarán el saludable crecimiento de ella, pudiendo brindarte toda su belleza y armonía.

Tipos de gardenias.

Las gardenias son una familia del género rubiaceae, que comprende numerosas especies. Te mencionamos las más populares:

Gardenias Jasminoides. Son las más conocidas y populares, de flores grandes y blancas.

Gardenias Fortunei. También muy conocida, deriva su nombre de la forma de sus flores, parecida a la de la flor de la fortuna.

Gardenias Radicans. Poseen flores más pequeñas y tienden a formar pequeños grupos.

Gardenias Silvestres. Sus ramas son más rígidas y de un tono grisáceo, y sus flores de hojas blancas, lisas y en verticilos.

Gardenias Latifolia. Tiene la particularidad de nacer en otra planta, que eventualmente mata. Sus flores pueden ser blancas, amarillo limón, o naranjas cuando se desvanecen.

¿Cómo cultivar gardenias?

Como ya lo mencionamos, son plantas delicadas, pero te aseguramos que una vez que la tengas, y admires su natural belleza, no querrás dejar de brindarle los cuidados para que perdure en tu jardín, o dentro de tu hogar. Además, con las nociones básicas de jardinería, tendrás una muy bonita planta de gardenias.

Plantar gardenias.

Estas sutiles especies, suelen plantarse preferiblemente en otoño o primavera, que es la época de crecimiento. Si eres amante de la jardinería y la vida vegetal, te encantará ver crecer tu gardenia desde el inicio, tal cual un bebé; así que puedes comprar la semilla y plantarla; y aunque no siempre es la mejor opción, pues hay poco porcentaje de fecundación de estas semillas, será toda una gran experiencia.

También puedes optar por sembrar a partir de esquejes, para lo cual necesitarás tallos, de unos 15cm, y con hojas de preferencia nuevas; será muy emocionante tener tu planta ya pequeña, y sólo dedicarte a proporcionarle la atención para que broten sus raíces.

Estos dos métodos, se deben realizar en invernaderos o interiores, para controlar los diversos factores ambientales, y debes tomar en cuenta, que te permitirán disfrutar de una planta adulta y floreada a partir de un año aproximadamente; pero, si no tienes mucha paciencia, siempre puedes comprar una planta ya crecida, y sólo instalarla en el lugar que desees.

El suelo o sustrato que necesitan las gardenias.

Las gardenias requieren de un suelo que posea un pH bastante ácido, entre 4,5 y 5,5; y salinidad equilibrada; además de permitir un buen drenaje, asegurando que las raíces absorban los nutrientes necesarios para que nuestra planta esté saludable.

No pienses que esto es algo muy complejo, si no eres experto en la materia, pero quieres cuidar tú planta, se puede mantener la acidez agregando sulfato de hierro o materia orgánica descompuesta. En cuanto a la salinidad, puede equilibrarse con el agua o el abono.

De igual forma, si se te hace muy complicado, puedes recurrir al cultivo en macetas, para ello, puedes usar sustratos como la perlita o la vermiculita, que tienen alto poder en absorción de humedad.

El clima y la temperatura para tus gardenias.

Esta hermosa planta tiene preferencias tropicales, es feliz en climas cálidos y húmedos, con temperaturas entre 18°C y 23°C por el día, y entre 10°C y 15°C por la noche. Esta, es una de las razones por las que se cultiva en macetas, facilitando su movilidad para ajustar la temperatura.

Las mejores y más resistentes plantas de interior

Tener una planta de interior en tu hogar no sólo aporta un toque de verde que embellece el ambiente, sino ...
Leer Más

Jabón potásico: ¿qué es? y ¿para qué sirve?

Si eres un apasionado de la jardinería, quizás ya conoces los beneficios del jabón potásico, ideal para controlar diferentes plagas ...
Leer Más

¿Cómo eliminar el pulgón de las plantas? Soluciones efectivas

Esos diminutos insectos que puedes observar en algunas de tus plantas, son una peligrosa plaga conocida como pulgones. Suelen atacar ...
Leer Más

Árbol de Jade: significado, características, cuidados y más

Para muchos el árbol de Jade representa la magia de la naturaleza en todo su esplendor, se cree que esta ...
Leer Más

¿Cómo cuidar tu gardenia en invierno?

Si vives en zonas donde el invierno es muy fuerte, te recomendamos plantar tu gardenia en maceta porque dada la necesidad de humedad, el invierno suele ser la época más difícil para ellas. Los climas muy secos pueden provocar la caída rápida de sus flores.

Pero no te preocupes, puedes ayudar a tu planta a sobrevivir, colocándola en el interior de tu hogar y usando un humidificador o, una opción más natural, rodeándola de plantas en bandejas de barro húmedas.

La luz que requieren las gardenias.

Estas preciosas plantas adoran la luz, pero tampoco puedes exponer tu gardenia al sol directo, todo el día. Debes asegurarte de plantarla en un lugar donde reciba suficiente luz solar directa por la mañana, e indirecta, pero brillante, por la tarde.

En cambio, si tú planta es de interior, bastará con colocarla junto a una ventana, donde reciba la cantidad adecuada de luz. De ello dependerá que broten sus preciadas flores, pues no abrirá sus botones si tiene poca o excesiva luz (es algo exigente la plantita).

¿Cómo riego mi gardenia?

El riego es bastante básico, no debes tener una especialización para realizarlo, basta con regar en la raíz o los tallos principales, 3 o 4 veces por semana. El cuidado especial radica en no regar en sus hojas o flores, para evitar la proliferación de hongos.

Abono y fertilización para mi gardenia.

Por último, el abono y fertilizante, aseguran un buen crecimiento y una floración bella e intensa. No te imaginas la energía que usan estás plantas para florecer y reproducirse.

Dependiendo del lugar donde vivas, el momento indicado para realizar este proceso es entre marzo y noviembre, cuando están preparándose para florecer; tomando en cuenta que se realiza, máximo, dos veces al año (concordando con las veces que florece), y por intervalos de dos a cuatro semanas.

Existen abonos y fertilizantes específicos para gardenias, pero sólo debes asegurarte de que contengan nitrógeno, fósforo, potasio, y otros nutrientes, como cobre, en la mezcla.

Fertilizantes caseros para gardenias.

Si prefieres nutrientes derivados netamente orgánicos, puedes abonar tus hermosas gardenias con café molido, bolsas de té, o cenizas de madera (aserrín); también puedes utilizar algún tipo de compost o excremento envejecido.

¿Cuándo se podan las gardenias?

Este arbusto no requiere habitualmente ser podado, generalmente, se realiza cuando la planta está enferma, cuando queremos que salgan más flores, o simplemente, para controlar su crecimiento y dar una forma definida.

El momento ideal para podarlas es al terminar su floración; y no suele realizarse cada vez que ocurre, salvo tus gustos, una vez, cada dos años, será suficiente. Una vez más, no necesitas ser un experto para ello (a menos que desees lograr una figura y no se te dé mucho lo de artista), sólo debes tener unas tijeras para podar, afiladas.

En principio saca los tallos y flores muertas, enfermas o que estén partidas, pellizcándolos con tus dedos índice y pulgar; luego toma distancia, para observar su forma y tamaño, y para definir lo que quieres lograr; finalmente, comienza a podar.

Consejos al momento de podar.

-Desinfecta las tijeras, así evitarás propagar una enfermedad o plaga.

– Poda en un ángulo de 45° con respecto a la rama.

-Corta las ramas más viejas del tronco, para asegurar el nuevo crecimiento.

-Corta por encima de las ramas del tallo, esto es, donde los tallos más delgados se ramifican.

– Poda con entusiasmo, puedes hablarle o cantarle a tu planta, dale tú también armonía y, de seguro, te conectarás con ella.

Lo que dice tu gardenia.

Aunque tus plantas no hablen, pueden comunicarte muchas cosas, y así transmitirte un cúmulo de emociones y sentimientos.

Cuando están saludables y felices, sus hojas estarán firmes y brillantes; y sus perfumadas flores muy fuertes, brindándote toda la calidez, alegría, armonía y aroma exquisito que representan. Pero si están enfermas, te darán algunas señales para pedir tu ayuda, te las mencionamos a continuación:

Manchas grises en las hojas.

Un moho gris y difuso en las hojas, es característico de una infestación de insectos. Para acabar con ello, puedes aplicar jabón insecticida, y tu planta estará muy agradecida.

Hojas amarillentas.

La causa, suele ser falta de hierro, y para ayudarla, debes ajustar el pH del suelo y agregar algún nutriente de hierro. Pero, en casos más graves, unas hojas amarillas pueden ser causadas por una raíz podrida. Para verificar, sólo debes sujetar el tallo y elevarlo suavemente hacia arriba, si sale fácil y sus raíces están oscuras y blandas, tu planta tristemente no sobrevivirá.

Caída de brotes.

Los pequeños y tiernos brotes pueden caerse, y afectar la floración, si hay infestación de insectos, falta de agua o falta de luz solar. Asegúrate de verificar el origen de esta causa, antes de actuar.

No aparecen brotes.

Por lo general, sucede cuando la planta crece con demasiada sombra o, en casos más raros, luego de una poda muy agresiva. Tú planta entra en modo supervivencia, y se enfocará en resistir, impidiendo reproducirse.

En fin, si prestas atención a tu planta, te lo agradecerá por siempre, proporcionando un bello, admirable y fragante follaje a tu jardín u hogar.

¿Qué significan las gardenias?

La flor de gardenia es considerada una flor espiritual; cuyo símbolo o significado es el de pureza y paz. Es reconocida por atraer energías positivas y purificadoras, y no es de sorprender, pues es lo que revela su hermoso color blanco.

Además, se conoce como una flor sutil y noble, portadora de buena voluntad y armonía; que transmite sentimientos de cariño y amor.

¿Qué significa si me regalan gardenias?

Las gardenias blancas tienden a incluirse en detalles para bautizos, comuniones y bodas, por su significado puro y sencillo.

Las gardenias rojas, por su parte, suelen ser el regalo perfecto para aquella persona a quien se le ama en secreto.

¿Qué significa soñar con gardenias?

La interpretación en sueños dependerá de la situación, y creencias de la persona; sin embargo, los significados más comunes de que estas maravillosas flores aparezcan en tus sueños son:

-Ambiente puro y agradable.

-Cariño o amor fraterno.

-Ideas o metas irrealizables (gardenias blancas).

-Amor oculto (gardenias rojas).

-Tristeza (si el sueño incluye un jardín muy cuidado de gardenias blancas).