Saltar al contenido

Cuando se podan los mandarinos

¿Tienes un árbol de mandarina en tu jardín, pero no tienes idea de qué forma cuidarlo? ¿Cuándo hay que regar? ¿De qué forma hay que podar? ¿Cuál es la temporada de cosecha? El día de hoy te contaremos las claves del tamaño de una mandarina, que es esencialmente afín al de los cítricos generalmente.

En este sentido, hay que comenzar diciendo que los cítricos (chino mandarín, naranjo, limonero, etcétera.) que para ellos son reservas. No obstante, hay que tomar en consideración que la mandarina en cítricos es el árbol mucho más podado.

Cuándo podar los naranjos

La poda de un naranjo se acostumbra efectuar tras la recolección del fruto, a menos que existan causas de peso para llevarlo a cabo antes, como en la situacion de sufrir alguna patología o ataque parasitario.

De qué forma podar la mandarina

La mandarina (Citrus reticulata Blanco, 1837) es un pequeño árbol frutal de la familia Rutaceae y pertence a los tres cítricos auténticos del género Citrus, tal como cedro y pomelo. Desde el instante en que se aceptó la teoría de que todos y cada uno de los cítricos se derivan de estas tres especies, la mandarina indudablemente ganó relevancia histórica, en tanto que es la única fruta dulce entre las tres auténticos. La planta es pequeña y puede lograr de 2 a 4 metros de altura. En esta ficha observaremos de qué forma podar la mandarina sabiendo su tamaño y asimismo la sexta planta utilizable. Como sucede con otros cítricos, el sistema de conducción mucho más conveniente es el planeta. Para conseguir este modo, partimos de una planta ahora cubierta a unos 50-70 cm del suelo, dejando 3-4 ramas primordiales. Estas ramas han de estar inclinadas a 60° de la vertical, estar en una situación simétrica (a 120° o 90°) y sus puntos de inserción han de estar a una distancia de precisamente diez-15 cm entre sí; Cualquier exceso va a ser eliminado. Como siempre y en todo momento, las intervenciones tienen que reducirse al mínimo preciso. Estas ramas van a estar repletas de una vegetación aproximadamente tupida según las especies y variedades. Las tendencias recientes, para explotar todo el espacio libre, es conseguir una manera de cultivo con follaje pleno, o sea, prolongar la vegetación desde las ramas hacia el suelo. Sabiendo el pequeño tamaño del mandarino, asimismo hay que podar según la sexta una parte de la planta, que puede ser de 4 x 4 o 3,5 x 3,5 m.

Exactamente la misma en la mandarina, exactamente la misma en otros cítricos, la fructificación se genera en las ramas del año previo y el desarrollo de las ramas se genera comunmente en tres periodos: primavera, principios de verano y otoño. La inducción floral de la parte aérea comienza en el periodo de reposo invernal, con el máximo contenido de substancias de reserva en las hojas y ramas en los meses de febrero y marzo. Deberemos la fijación de las flores es dependiente de la proporción de substancias de reserva presentes en la planta. Por este motivo, jamás se tiene que hacer la poda entre febrero y marzo, en el momento en que hay acumulación de substancias de reserva. Además de esto, tienen que evadirse los periodos en que las temperaturas sean bastante bajas o bastante altas. Frecuenta poder podarse en el mes de abril, con pequeñas intervenciones cada un año, limitándose únicamente a aclarear el pelo, sacar ramas secas, rotas o desgastadas tras la floración o dobladas hacia abajo. Además de esto, los brotes, o sea las ramas largas sin fruto, tienen que eliminarse en el momento en que proceden de la parte basal de las ramas mucho más gruesas, al paso que para los ubicados en las ubicaciones mucho más periféricas de la copa, tenemos la posibilidad de limitarnos a recortar a ellos. En lo que se refiere a la mandarina, de la misma las clementinas, observamos una alguna agrupación de los brotes: por ende, tienen que reducirse a fin de que las ramas estén bien separadas. No obstante, es esencial podar cada año para eludir una alternancia de producción. En la etapa juvenil de reproducción, hay que eludir dentro de lo posible el corte, para no postergar el comienzo de la producción, probablemente solo descartando los brotes. E inclusive en plantas adultas, no es requisito intervenir bastante para no cambiar la relación entre vegetación y producción: el corte elevado estimula la vegetación en menoscabo de la fructificación. En cambio, la poda es precisa en el momento en que suceden asaltos de plagas de cochinillas y en el momento en que la altura de la planta por el momento no deja una simple cosecha desde el suelo.

Una operación frágil

Se aconseja que la poda la efectúen manos experimentadas, puesto que una mala poda puede arruinar toda la cosecha.

Es primordial comprender que una parte de la rama recortar, esterilizar todas y cada una de las herramientas y asimismo tratar el árbol a fin de que no adquiera patologías u hongos. (Por poner un ejemplo, en los cortes que se hacen se frecuenta utilizar cera de abejas, puesto que actúa como cicatrizante)

¿De qué manera lograr que un mandarino dé frutos?

No comprendo bastante sobre esto.

Los árboles de mandarina precisan mucha luz, con lo que tienen que ponerse en un espacio soleado. Asimismo precisan riego regular, en especial a lo largo de los meses de verano.