Saltar al contenido

Plantas costilla de adán cuidados

No existe duda: la espectacularidad de sus hojas es lo que hace de la monstera una planta impresionantemente ornamental. Un óptimo fundamento para prestarles la atención que precisan. Solo de esta forma preservarán su característico verde profundo y solidez.

Continuidad de riego:

Sostener el sustrato siempre y en todo momento húmedo pero jamás encharcado. El riego debe efectuarse verificando la humedad del sustrato y regando en abudancia si está seco.

El encharcamiento del sustrato puede ocasionar la pudrición de las raíces adventicias, caída y amarillamiento de las hojas o muerte de la planta. Debemos rociar las hojas que estén a nuestro alcance para remover el polvo y acrecentar la humedad del ámbito. Esta clase no acepta entornos muy secos.

La humedad es buenísima para tu Monstera Exquisita

A los monstruos les agrada que logres acrecentar la humedad a su alrededor. Y puedo mencionar que es muy simple agradarlos esparciendo sus hojas cada un par de días, preferentemente por la mañana. La razón de esta pronunciada prioridad por los humedales debe ver con el ambiente natural original en el que medran las Monsteras. Estas plantas surgen de la familia Araceae, la que es originaria de las zonas tropicales o selváticas de América Central y del Sur, que como posiblemente imagines son bastante húmedas la mayoría del tiempo.

A este género de planta le agrada medrar entre 65° y 85° Fahrenheit (18° y 30° Celsius). Posiblemente tenga un desafío si vive en un espacio donde el invierno cae bajo los 50 ° Fahrenheit (diez ° Celsius). En un caso así, afirmaría que podrías poner tu planta al lado de un humidificador y reducir el encontronazo de las corrientes de aire frío. Además de esto, tienes que eludir los cambios bruscos de temperatura. Esto quiere decir que toda vez que traiga su monstera a una habitación o habitación, intente sostenerla distanciada de las rejas de calefacción o aire acondicionado.

Riego de la costilla de Adán

Otro punto fundamental a tomar en consideración es el riego y su continuidad. La costilla de Adán no necesita bastante riego para medrar. Lo idóneo sería regarla una o un par de veces a la semana en verano, según lo seco que esté el ámbito o si se pone en interior o exterior. En el momento en que hace bastante calor y están ubicadas al aire libre, el agua se evapora bastante antes y deberás regar con mucho más continuidad. Si por contra lo disponemos dentro, los peligros van a ser mucho más moderados. En invierno es suficiente con regarla una vez cada 15 días aproximadamente.

Monstera no es una planta en especial riguroso en lo que se refiere al género de sustrato. El suelo debe tener un óptimo drenaje para eludir la acumulación de humedad. Tenemos la posibilidad de utilizar fertilizante desde principios de primavera hasta otoño, precisamente cada 20 días. La utilización de fertilizantes lo observaremos reflejado en sus hojas que se van a hacer mucho más fuertes y robustas a lo largo de su intérvalo de tiempo de desarrollo. Con en comparación con trasplante, nuestra planta te lo afirmará en el momento en que aprecies que la maceta es bastante pequeña y las raíces comienzan a escaparse de la maceta. Entonces va a ser el instante de proveer una cazuela mucho más grande.

Sustrato

Como se mentó en la sección de hábitat natural de Monstera Delicious, esta planta no medra naturalmente en el suelo. En cambio, se ancla a los árboles mucho más altos empleando sus raíces aéreas.

Tener esto presente nos comunica bastante sobre el género de sustrato que disfrutas en interiores: algo rápido y aireado. Tras todo, tus raíces no están habituadas a que la tierra pesada las ahogue.