Saltar al contenido

Jardines con plantas y piedras

Lo perfecto para las piedras blancas es tenerlas en espacios extensos, pero de la misma manera si entendemos alojarlas, las podemos consultar realmente bien en cualquier espacio.

Otra buena iniciativa para personalizar el jardín es añadir piedras y leños, los leños dan un toque mucho más fuerte a tu jardín y es buena iniciativa reciclar viejos leños caídos, y ponte a prueba.

Micro jardín con piedras

Si bien tu jardín sea pequeñísimo, las piedras son un factor con el que puedes personalizar y hallar un resultado tan bueno como este look de arriba.

Jardines Zen

Los jardines zen son fabulosos para dar sobriedad a entradas y anejos o patios residenciales. En un caso así, las rocas se integran en patrones geométricos, asegurando la estabilidad de texturas, colores y formas. La grava es realmente útil para este género de espacios.

Caminos y veredas pavimentadas aportan sobriedad y equilibrio al espacio verde. La mezcla de vegetación con grava, cantos rodados y lápidas contribuye dinamismo al emprendimiento y deja repartir mejor las ubicaciones de vegetación. En este sentido, la construcción de islas y corredores entre arbustos, yerbas y pastos dejará explotar mejor el espacio libre.

Pequeño jardín con piedras

Es esencial poner énfasis que las piedras son un increíble elemento ornamental para toda clase de jardines, aun los mucho más pequeños. Por servirnos de un ejemplo, si tienes un pequeño jardín en terraza, puedes añadir varias piedras de distintas tamaños para hallar un resultado increíble.

Hoy día, cada vez se agregan mucho más caminos de piedra a los jardines, con independencia de su tipo o tamaño. Los caminos de piedra proponen buenas virtudes, una de ellas es que previenen caminar sobre la yerba o las plantas, aparte de sugerir una enorme variedad de estilos, puesto que se tienen la posibilidad de efectuar de múltiples formas (onduladas, rectas, etcétera.).

IDEA 2:

ESPIRAL DE PIEDRA: Edifica una torre en espiral con piedras gruesas sostenida por una malla de alambre y llena los espacios del centro con flores y plantas ornamentales.

ESQUINA DE PIEDRA: Invierta los permisos y en esta ocasión use las flores como borde para hacer una figura curva, y rellénela con piedras de distintas tamaños. Puede añadir un arbusto para una decoración agregada.