Saltar al contenido

Como terminar con las polillas

El interrogante que nos hacemos frecuentemente es ¿qué comen las polillas? Y para contestar a esto, es suficiente con entender las clases de polillas más habituales: polillas de la comida, polillas de los muebles viejos o polillas de la ropa, pero las peores son estas últimas «polillas de la ropa» que afectan a prácticamente todos los tejidos: lana, seda, algodón. . Se extienden muy de manera fácil y tienen la posibilidad de dañar con seriedad la ropa. Hay muchos géneros de polillas, en dependencia de exactamente en qué familia deseamos detenernos. En un caso así, charlemos de estas polillas perjudiciales en nuestros hogares:

  • Polilla de la ropa: estas polillas se nutren de tejidos naturales como la lana, el cuero o la seda y ponen entre 30 y 200 huevos. Crean su bolsa y anidan en armarios y cajones. Los huevos depositados sobre ropa comunmente sucia se nutren de la queratina que poseen. Hay situaciones inusuales en los que se nutren de fibras sintéticas o papel.
  • Ácaro: son las polillas que se muestran en nuestros muebles de madera o en puertas y ventanas. Hay que prestar particular atención a los elementos de madera situados en las entradas y salidas de la vivienda.
  • Polilla polilla: en el conjunto que forman las polillas, hay otras más frecuentes, como la polilla de la nuez, asimismo famosa como polilla de la harina, que es con la capacidad de poner entre 60 y 400 huevos. Si deseamos eludir conseguir polillas en los alimentos, debemos revisar que nuestra cocina está libre de ellas, en especial las paredes y los techos.

¿De qué forma accionar si poseemos una invasión de polillas en la cocina?

Si has seguido todas y cada una de las sugerencias que te dimos y todavía tienes polillas en tu cocina, es hora de que comiences la acción .

  • Primero debemos revisar todos y cada uno de los alimentos que disponemos guardados , con la intención de hallar el viable origen del inconveniente.
  • En relación hallemos alimentos contaminados, debemos colocarlos en una bolsa y tirarlos rápidamente.
  • Aspirar bien el interior del mueble prestando atención a los bordes del mueble.
  • Adecentar intensamente todos y cada uno de los armarios con agua ardiente y algo de desinfectante.

¿De qué manera removerlos si ahora se han resbalado?

  1. DETECTARLAS CON TRAMPAS. De esta manera vas a saber exactamente en qué región de la cocina están.
  2. VACIAR LA DESPENSA Y LIMPIAR TODO
  3. VER TODOS LOS PAQUETES. Aun esos que semejan estar en estupendas condiciones.
  4. CONTACTAR A UNA EMPRESA ESPECIALIZADA si otras medidas no eliminaron la plaga.

“No es tóxico y no da problemas médicos. Especialmente si es un alimento que se marcha a comer cocido, como las legumbres o el arroz”, apunta Luis Riese. Si lo detectas y no deseas tirar el producto, puedes limpiarlo con agua y después cocinarlo.

Un espacio obscuro

Como a las polillas de la ropa no les agrada la luz, tienden a ocultarse en un espacio oscurísimo, con lo que posiblemente jamás aprecies que están en tu armario. Las polillas de la ropa tienen pelos de color amarillo rojizo en la cabeza y no vuelan bastante, con lo que procuran un espacio sin luz ni estruendos para hacer nido.

Como comentamos, a las polillas les agradan las fibras animales orgánicas: seda, pelo, pelaje, plumas y fieltro. Por este motivo, van a comer abrigos, mantas, edredones e inclusive peluches.

Impide las bolas de naftalina y empaca todo cuanto logres

La manera clásico de liberarte de las polillas es algo que tienes que eludir a toda costa, los especialistas aseguran que las bolas de naftalina poseen un sinnúmero de químicos que tienen la posibilidad de ser perjudiciales para la salud.

En cambio, puedes recurrir a almacenar tu ropa. Por servirnos de un ejemplo, la ropa de temporada que no se utiliza se puede almacenar en bolsas o cajas herméticas, en sitios perceptibles, ni bastante calientes ni bastante húmedos. Conque no deberás meditar en de qué manera liberarte de las polillas, sino más bien en de qué manera impedir la aparición de estas y otras contaminaciones no deseadas.