Saltar al contenido

El azufre para las plantas

Históricamente, el azufre fué de suma importancia para las plantas. Su empleo se transformó en una práctica agrícola entre 1845 y 1847 en Inglaterra y Francia para supervisar el oídio en los viñedos. En 1974, en USA, se empleó de manera exitosa la app de azufre elemental en el control de hongos en el cultivo de remolacha azucarera. Este papel de liderazgo en la agricultura prosigue el día de hoy, tanto para la protección de cultivos para la agronutrición. Un macronutriente que optimización las especificaciones de los cultivos y optima las ventajas que deseamos conseguir de ellos.

El Azufre Elemental (o el cuarto elemento como se reconoce en la jerga agronómica) ha de ser tenido presente en la novedosa normativa europea, puesto que se ubicará como macronutriente, correspondiendo a las normativas de otros continentes considerablemente más sensibles y siendo conscientes de sus provecho y de las pretensiones de las etnias.

De qué forma actúa el azufre en las plantas

En el momento en que el azufre entra en contacto con el micelio y las esporas del hongo patógeno, entra en sus células por medio de su liposolubilidad, rompiendo la membrana y ocasionando la liberación de agua y en consecuencia deshidratación y muerte.

El azufre ejercita esta acción en el momento en que está en estado de vapor, cuando menos a 18-20°C de temperatura ámbito en la situacion de artículos de grano abultado, ahora partir de diez°C para los mucho más sulfurosos. Por consiguiente, no marcha a bajas temperaturas, e inclusive con una alta humedad del aire, su eficacia se disminuye.

¿Debe tomar en consideración el agricultor la diferencia entre las pretensiones de azufre como nutriente y su empleo como aditivo?

Evidentemente, el azufre es una liberación lenta y programada de iones de sulfato, fundamentales para la nutrición de las plantas. Todas y cada una de las plantas precisan para su avance iones de sulfato, que son los responsables de capturar los distintos micronutrientes y por consiguiente asimilarlos, pero este es un desarrollo paulatino y completamente sostenible, puesto que el azufre es insoluble en agua y si bien en las primeras etapas si aplicamos sulfatos de forma directa, estos actúan a lo largo de los primeros días de vida (cerca de 6), después de estos días el sulfato, siendo soluble en agua, se lava a alta velocidad, con la necesidad de utilizar mayor cantidad.

Es por ello que en temporada de lluvias solo el azufre es efectivo merced a su insolubilidad.