Saltar al contenido

Plantas trepadoras de crecimiento rápido

Clematis, es otra de las mejores parras perennes de floración vernal.

Tiene flores de colores que se muestran a inicios de primavera con un fuerte aroma a almendras.

Akebia quinata, la madre de la familia

Esta pertence a las parras que mejor huelen. Su aroma tiene toques dulces de vainilla y sus flores son de color colorado refulgente. Como no llega a medir mucho más de 5 metros de altura, es buena opción alternativa para espacios pequeños o jarros.

¡Los 30 mejores balcones y terrazas con plantas trepadoras del Mueble te conquistarán!

Lo adquirimos hace 30 años, según el vendedor, ves un cactus? Ciertas de sus especies más frecuentes son Passiflora caerulea, Passiflora edulis y Passiflora quadrangularis. Para sostenerla en buen estado, puedes estudiar aquí De qué forma podar una buganvilla. Por Mª Belén Acosta, Técnica en Jardinería y Elementos Naturales y Paisajísticos.

La pasiflora se llena en verano de exóticos ejemplares rosas, morados o blancos, pero asimismo de genuinos frutos comibles. Además de esto, es una planta que medra veloz, especialmente si está a pleno sol y el suelo aún está húmedo. Le agradan los riegos rebosantes en verano y no está de sobra regarla en el momento en que el calor es fuerte. Eso sí, en invierno hay que resguardarlo de las heladas.

Pyrostegia venusta

Como entendemos, Winter Bignonia es un arbusto trepador de veloz desarrollo. Otros nombres populares que recibe esta clase son Flor de San Juan, Trompeta naranja y Cipó llameante, entre otros muchos. Se distribuye en la región subtropical de Sudamérica, en países como Brasil, Paraguay, Bolivia y Argentina.

Una publicación compartida por Valentina Arruabarrena (@valentina.arruabarrena) el 4 de julio de 2020 a la 1 am PDT

Enredadera de veloz desarrollo

medrar. Necesita, por servirnos de un ejemplo, un suelo ácido con mucha materia orgánica, y que no soporte temperaturas extremas, con lo que si el tiempo es muy caluroso hay que plantarla en semisombra. En verano, hay que regar en abudancia, pero poco a tiempo, y proteger que el lote drene bien, por el hecho de que el encharcamiento no funciona.

Como su nombre señala, tienen la aptitud de escalar, pero para esto precisan un acompañamiento o guía a la que sujetarse. Su verticalidad las hace atacables al viento, con lo que es conveniente plantarlas en zonas resguardadas. La madreselva, el jazmín, el rosal, la glicinia o la buganvilla son ciertas enredaderas más habituales y populares. Y indudablemente la clave del éxito es la hiedra que cubre la composición del cenador, convirtiendo este espacio en una esquina prácticamente mágico escondido por la naturaleza.