Saltar al contenido

Protector de plantas para invierno

La llegada del invierno hace preciso tomar una sucesión de medidas para resguardar las plantas de un jardín de los descensos bruscos de temperatura y las heladas, en especial para las especies que no están bien adaptadas a la acción del frío y el viento. .

EL CÉSPED TAMBIÉN NECESITA PROTECCIÓN

Y en nuestra planificación de de qué manera resguardar el jardín del frío, no tenemos la posibilidad de olvidar a entre los personajes principales de este espacio que, no obstante , se acostumbra ignorar en el momento en que llega el invierno: el césped.

Es verdad que generalmente resiste el frío y no padece especialmente cuando el termómetro comienza a bajar. No obstante, hay que tener en consideración que sólo algunas de las gramíneas tienen exactamente la misma fuerza en el momento en que llega el invierno; pero, muy frecuentemente, hemos hecho trabajos de replantación. Es exactamente este nuevo cultivo el que hay que resguardar de las heladas, pues el frío puede poner en una situación comprometedora su avance.

Añada mantillo

Una cubierta de mantillo puede contribuir a resguardar las plantas perennes y los arbustos y árboles recién plantados en el momento en que llegan las temperaturas frías. Conforme el suelo se congela y se descongela, puede mostrar ciertas raíces aéreas, haciéndolas aún mucho más atacables. El mantillo contribuye a proveer una cubierta de protección para las raíces de la planta en estas situaciones.

Si tienes árboles jóvenes o variedades de corteza fina (incluidos ciertos frutales), envuelve el leño con cartón, mantas o lona. En caso contrario, ya que la corteza se amplía en el momento en que la temperatura es alta y se contrae en el momento en que se enfría, probablemente se agriete. Asimismo puedes emplear plástico para contemplar árboles y plantas, pero cerciórate de que sea negro a fin de que refleje los fotones del sol y no cree un efecto invernadero en el leño.

Las mejores mantas para el invierno

La preparación para el invierno se encuentra dentro de las primordiales pruebas para detallar una explotación agrícola sostenible. Entre los elementos de la preparación es la protección de las plantas. La escarcha penetra en las raíces de las plantas jóvenes, dañándolas y matándolas antes de la primavera.

Aun si la escarcha no llega a las raíces, ciertas plantas no embrutecidas tienen la posibilidad de mustiarse y fallecer al contacto con la escarcha. Por esa razón pensamos en el más destacable aparato para contribuir a resguardar sus plantas y sostenerlas seguras.

Valeriana

Es posible que este procedimiento no sea bien conocido, pero la utilización de la valeriana en estas situaciones va a ser realmente útil. En verdad, esta substancia actuará como un enorme asegurador del frío para nuestras plantas, y además de esto va a ser un genuino elixir de vida, progresando sensiblemente la eficacia de los árboles frutales. Tras elaborar nuestro antídoto, dejando la infusión de valeriana a lo largo de 4/5 días y después filtrando y utilizando un vaporizador, distribuiremos nuestra solución de manera directa a las plantas en las primeras horas de la noche. Este régimen bien utilizado nos va a dar desenlaces espectaculares.

En invierno, hay muchos géneros de plantas que no se amoldan de manera fácil y de ahí que precisan nuestra asistencia. En este sentido, y para no hacer inconvenientes a lo largo de la temporada mucho más fría del año, se tienen que sostener las condiciones de luz y temperatura correctas.