Saltar al contenido

Cómo cultivar pistachos

Además de servir como botanas, los pistachos se utilizan para la preparación en muchas recetas, aportando excelentes beneficios para la salud. Dicho esto, ¿quién no querría tener su propio cultivo de pistachos?

Si estás pesando en incorporar árboles de pistacho en tu huerto, has llegado al lugar indicado. Aquí te enseñaremos un poco más acerca de este extraordinario ejemplar y cómo cultivar pistachos desde cero.

¿De dónde proviene el pistacho?

El pistacho se origina desde tiempos antiguos; incluso, en el Antiguo Testamento, se suele nombrar esta semilla. Se ha destacado por ser un exquisito manjar en Medio Oriente, desde donde se cultiva hace miles de años por ser una región árida; es decir, ofrece un excelente clima para su desarrollo y crecimiento.

Anteriormente, en Irán, las personas que eran propietarias de plantaciones de pistachos y comercializaban sus frutos, se les reconocía como de la alta sociedad y dueños de grandes riquezas.

Con el tiempo, esta nuez llega a Grecia, gracias a las conquistas de Alejandro Magno; más tarde, con Tiberio como gobernante del imperio romano, ésta alcanza a llegar a Italia y España, desde donde se extendió al resto del mundo, tal y como lo conocemos hoy.

Actualmente, se reconocen 11 especies de árboles de pistacho, pero sólo una se cultiva con destinos comerciales. Se trata del Pistacia Vera, del cual hablaremos en este post.

¿Cuáles son los beneficios del pistacho?

El pistacho es una de las nueces que no escapa de ofrecer excelentes beneficios para la salud del cuerpo humano. En primer lugar, es una botana muy baja en calorías, que se puede comer en cualquier momento, sin interferir con la dieta.

Así mismo, el pistacho posee fitoesteroles; es rico en antioxidantes, grasas insaturadas, vitaminas, minerales, carotenos, fibra y también es reconocido por ser un afrodisíaco.

Por otro lado, es un excelente regulador del colesterol en la sangre; es útil en la absorción del hierro, el control de la diabetes, la piel reseca y el corazón. Con todo esto, no habría razones para no tener un árbol de pistacho en tu huerto, así que, manos a la obra.

¿Cómo cultivar pistachos?

El pistacho es un árbol que tiene ciertos requerimientos específicos para su cultivo. Sin embargo, aquí ofreceremos todos los detalles para que el cultivo sea exitoso, y con ello la cosecha de esta deliciosa nuez.

Comprar semillas de pistacho.

Acude a un vivero de confianza para obtener semillas de pistacho crudas. Esto es importante porque las semillas de pistacho que estén saladas o asadas no funcionarán para germinar, así que lo mejor es acudir a un profesional.

En este punto, es importante mencionar que los árboles de pistacho son machos o hembras y esto no se sabe hasta que el árbol da frutos por vez primera (entre 7 u 8 años, luego de ser plantado). En este sentido, lo ideal es tener un huerto en donde hayan al menos 8-10 árboles, para asegurar la polinización y la cosecha.

Germinar semillas de pistacho.

Una vez que tengas las semillas, toma una bolsa de plástico (idealmente las de sándwich) y coloca una toalla de papel absorbente dentro. Luego agrega más papel, previamente doblado y de tipo estándar, dentro de la bolsa.

A continuación, debes agregar agua suficiente como para humedecer toda la toalla de papel. Es importante que lo hagas despacio, asegurando de no dejar agua sobrante o que el papel quede muy seco.

Seguidamente, agrega unas cinco o seis semillas dentro de la bolsa de plástico y ciérrala. El cierre de la bolsa debe ser hermético y ésta no debe tener agujeros o entradas de aire externo, ya que esto dificultará el proceso de germinación de nuestra semilla de pistacho.

La bolsa debe mantenerse a temperatura ambiente por al menos una semana, hasta que las semillas germinen. Esto se evidenciará cuando se observen los primeros brotes, que indicarán que la semilla está lista para ser trasplantada.

Trasplante de semillas a tierra.

Cuando se observen pequeñas hebras verdes que brotan de las semillas, significará que están listas para ser plantadas en tierra. Para ello, toma un vaso plástico, haz un agujero al fondo (para asegurar el drenaje), llénalo de sustrato con buen drenaje y coloca la semilla a poca profundidad.

Riega lo suficiente como para mantener la tierra húmeda, y conforme la planta vaya creciendo, deberás hacer varios trasplantes a otras macetas antes de plantar en el suelo al aire libre. Mientras la planta crece, debes asegurarte de mantener la tierra húmeda (pero no en exceso) y de brindarle luz solar directa durante al menos la mitad del día.

Siembra de pistachos en suelo.

Cuando la planta crezca lo suficiente, deberás plantarla en su huerto. Para ello, cava un hoyo tan profundo y con el doble de ancho del cepellón formado en la parte inferior del árbol de pistacho. Con ayuda de un rastrillo, rompe un poco la tierra de los bordes, para asegurar que las raíces se puedan extender con facilidad.

A continuación, coloca la planta en el hoyo asegurando que se encuentre lo más vertical posible. Luego, usa tus dedos para estirar un poco las raíces hacia el suelo, sobre todo las que se encuentran más cercanas al tronco. Finalmente, rellena el agujero, regando por cada capa de tierra para evitar que se formen bolsas de aire en el suelo.

Distancia entre la siembra de árboles de pistacho.

Como es de esperarse que tengas varias plantas, te recomendamos su siembra con aproximadamente seis metros de distancia entre cada ejemplar. Esto, debido a que el hacinamiento y la sombra que pueden darse unos a otros, afectará su producción, tanto en calidad como en cantidad.

Polinización del árbol de pistacho

Como lo hemos mencionado, necesitarás árboles macho (polinizadores) y árboles hembra (productores) para lograr la producción exitosa de los frutos del pistacho. En este sentido, se recomienda la siembra de 8 a 10 árboles en el huerto para alcanzar a producir las nueces.

El proceso de polinización no requiere, como en otras ocasiones, de la presencia de abejas. Este es un proceso totalmente natural, en donde la transferencia de polen depende exclusivamente del factor viento.

Árboles de pistacho injertados.

Si quieres asegurar que el árbol plantado produzca frutos o no quieres sembrar muchos árboles de pistacho, puedes acudir a un vivero y comprar un árbol de pistacho injertado. Esto se trata de un árbol hembra que tiene una rama macho adherida, lo que hace que la fertilización se haga directamente. Con ello, sólo tendrás que plantar y cuidar el árbol, sin necesidad de germinar las semillas.

La única objeción a este proceso, es que no se asegura la obtención de cosechas abundantes o de calidad, debido a que se interfiere en el proceso natural de polinización de los ejemplares.

¿Cuándo se producen los primeros frutos del pistacho?

Cultivar pistachos es una tarea que requiere de mucha paciencia, ya que no verás los primeros frutos sino hasta pasados unos 7 años. Entre los 15 y 20 años se puede alcanzar a obtener una producción máxima, con los cuidados necesarios.

Además, se debe tomar en cuenta que esta planta ofrece una producción alterna; es decir, si un año produce mucha carga, al próximo año se ocupará de almacenar la mayor cantidad de nutrientes posibles, por lo que podría tener un rendimiento menor al año anterior.

Cuidados del árbol de pistacho

Uno de los temas fundamentales en el cultivo de pistacho es el clima. La temperatura ideal para estos árboles es de más de 38ºC durante el día; aunque también necesitan temperaturas frías para compensar su periodo de inactividad (en invierno). Debido a estas características, el pistacho no es amante de las alturas, por lo que no se recomienda su cultivo en lugares donde la temperatura disminuya por debajo de los 9ºC.

En cuanto al suelo, el pistacho no es muy exigente. Sólo requiere de suelos profundos, con excelente drenaje y poca humedad, recomendando su riego sólo cuando la capa superior de la tierra se evidencia seca.

Poda de árboles de pistacho

Es bien conocido que la poda de los árboles frutales favorece su producción y ayuda a controlar el crecimiento, por lo que es fundamental realizar este proceso de forma eventual.

Cuando el árbol aún sea joven y se acerque la temporada de crecimiento (en abril), establece unas cuatro o cinco ramas que conformen la estructura principal de la planta. Luego, ubica las ramas que se encuentran alrededor de la estructura principal y que estén por encima de los 70 cm, procediendo a cortar todas las que se encuentren debajo de estas.

Elimina las ramas superiores que dan sombra al tronco y recorta las que no sean de la estructura. En el mes de junio, puedes podar las ramas de la estructura para controlar el crecimiento de la planta. Este proceso se puede realizar hasta tres veces por año, en primavera, verano e invierno; siendo esta última una poda inactiva.

¿Cuándo puedo cosechar pistachos?

El árbol de pistachos produce sus frutos a inicios de verano pero no maduran sino hasta finales de agosto-septiembre. Podrás saber cuándo estén maduros si percibes que la cascara exterior se separa de la interior; esto es, cuando al abrir un fruto, su interior se observa rojizo.

Para cosechar los pistachos, se debe sacudir el árbol. Con frecuencia, caerán de las ramas los que están maduros. En este punto es importante que se recolecte la mayor cantidad posible, ya que los pistachos maduros atraen insectos y enfermedades.

Consejo útil para recolectar pistachos.

Para que la recolección de pistachos sea más eficiente, puedes extender una lona debajo del árbol. Con esto no tendrás que ir recolectando uno a uno, cuando las nueces caigan al suelo.

Comercialización de pistachos.

Una vez que los pistachos son recolectados, están listos para ser consumidos de inmediato; pero, si el objetivo es su comercialización, estos deben pasar por un proceso en el que se retira la cáscara manualmente, se lavan para quitar los restos que puedan existir y pasan por un proceso de secado lento, el cual favorece la obtención de la mayor calidad de este fruto.

Además, deben asegurarse que en todo momento se encuentren a temperaturas frescas, para evitar formaciones de hongos u otras afecciones en la semilla.

Prevención de enfermedades en el árbol de pistacho

Algunos huertos de pistacho sufren marchitez, debido a la influencia del hongo verticillium. Si tu árbol se ve afectado, debe pasar por un proceso de solarización, aunque esto no asegura una reparación de las condiciones saludables de árbol.

Para evitar la aparición de este hongo, se deben cuidar las condiciones de humedad de la planta y el clima. En general, esta es la enfermedad más frecuente en las plantaciones de pistacho.

Como ves, cultivar árboles de pistacho no es tan complicado, pero se requiere de mucha paciencia para ver los primeros frutos. Afortunadamente, en el mercado existen variedad de plantas ya crecidas que disminuyen el tiempo de espera, así que acude a un vivero y comienza a formar tu huerto de pistachos.