Saltar al contenido

Rayito de sol

De origen sudafricano, la hermosa y llamativa rayito de sol transmite vida y alegría. Su nombre científico es Lampranthus y forma parte de la familia de las Aizoaceae, formada por unas 250 especies, que pueden ser el detalle perfecto para tu jardín.

Esta pequeña planta destaca por desarrollarse en formaciones tipo alfombra y, dependiendo de su especie, pueden encontrarse variadas tonalidades, incluyendo rojo, violeta y blanco. A continuación, te ofrecemos más detalles de la planta rayito de sol y cómo cuidarla.

Características de la planta rayito de sol

La planta rayito de sol es una suculenta perennifolia de tipo arbustivo. Su crecimiento es rápido y puede alcanzar a medir entre 45 y 55 cm de altura.

Estructura de la planta.

En la estructura de estas plantas, destacan sus muchas hojas de color oscuro, de forma cilíndrica o triangular; y que, gracias a su tamaño, favorecen la apreciación de sus flores, las cuales son su gran atractivo, ya que suelen ser brillantes y coloridas. De acuerdo a la especie, se pueden encontrar en tonos naranja, blanco, púrpura, rosa, rojo, lila y crema.

Las flores de rayito de sol son hermafroditas; su forma es de cáliz, con cinco sépalos y una corola de abundantes, grandes y finos pétalos, los cuales se abren cuando están a pleno sol, pudiendo cerrarse cuando están a la sombra.

Vida de la planta.

Estas solemnes plantas adoran el sol y las altas temperaturas, aunque pueden resistir el agua helada eventualmente. Por otra parte, son bastantes resistentes a la sequía y florecen entre finales de primavera y principios de verano, lo que las hace especiales para climas mediterráneos.

Especies más conocidas.

Algunas de las especies más comunes en los jardines, son:

  • Lampranthus spectabilis.

Sus flores son de color púrpura y suele ser de las más llamativas por sus hojas ahusadas.

  • Lampranthus roseus.

Las hojas de sus flores son de color rosa.

  • Lampranthus aurantiacus.

Sus flores son de color anaranjado y unos 5 cm de ancho.

  • Lampranthus coccineus.

Sus hojas son triangulares y flores de color carmín.

  • Lampranthus aureus.

Posee extraordinarias flores que combinan los colores amarillo, naranja y rojo.

  • Lampranthus glaucus.

Las flores de esta especie son de color amarillo brillante.

  • Lampranthus multiradiatus.

Destaca por el color violeta intenso de sus flores.

¿Dónde emplear rayito de sol en mi jardín?

Estas coloridas plantas suelen emplearse en pendientes, en rocallas y en formaciones macizas para abarcar las zonas secas del jardín.

Sin embargo, también pueden plantarse satisfactoriamente en macetas (siempre que se les coloque al sol) y en jardineras para decorar terrazas o balcones. Lo mejor de esta planta es que prospera en casi cualquier tipo de suelo que tenga buen drenaje.

Cuidados básicos de la planta rayito de sol

Todas las plantas requieren de nuestra atención para poder brindarnos toda su genuina belleza. Los amantes de la jardinería sabemos que una planta bien cuidada es una planta feliz, por lo que te presentamos los detalles que debes cuidar en tu rayito de sol.

Luz.

Como lo hemos mencionado y, por alusión a su nombre, esta planta adora la luz solar directa, por lo que la soporta sin problemas, aun cuando se encuentre en climas muy cálidos. La ubicación dentro del jardín debe ser en donde reciba mucha luz a lo largo del día.

Clima.

Esta planta, asociada con las suculentas, soporta muy bien las condiciones de calor y sequía; pero, no soporta en absoluto los climas fríos. En este sentido procura ubicar tu rayito de sol en una zona donde las temperaturas no caigan bajo los 10ºC, incluso en invierno.

Estos hermosos ejemplares pueden soportar heladas esporádicas, pero lo mejor es evitar exponerlas a ello.

Suelo o sustrato.

La planta rayito de sol no necesita cuidados excesivos en cuanto al sustrato. Puede adaptarse naturalmente a suelos con pocos nutrientes, pero, si la plantas en una maceta, lo mejor es colocar un sustrato especial que sea para cactus o suculentas. En cuanto al drenaje, es importante que el suelo o sustrato tenga suficiente.

Riego y abono.

Como puede imaginar, la planta rayito de sol no requiere de mucha agua, ya que tiene bastante capacidad de almacenaje. El proceso de riego debe hacerse espaciado y sólo cuando se note seca la capa superior del suelo o sustrato. Además, se debe tener cuidado de encharcamiento, para evitar la proliferación de hongos o daño en las raíces.

De acuerdo a las temperaturas, esta planta debe regarse cada dos semanas en invierno y al menos dos veces por semana en periodos de verano.

En cuanto al abono, sólo es necesario aplicar abono para plantas crasas cada 3 o 4 semanas en los meses más cálidos.

Manejo de plagas y enfermedades en la planta rayito de sol

Debido al poco mantenimiento y atención que requiere esta planta para su supervivencia, no suele ser susceptible a plagas y enfermedades. La mayoría de patologías se pueden evitar con la regulación de los periodos de riego.

Cochinilla algodonosa en mi rayito de sol.

El único parásito que se interesa por esta planta y que puede causar graves problemas es la cochinilla, también conocida como cochinilla algodonosa o cotonet. Se caracterizan por tener una forma redondeada y crear un escudo protector, parecido al algodón, y de color blanco.

Este parásito puede aparecer entre las ramas o en el revés de las hojas de la planta. ¿Cómo curar mi rayito de sol de la cochinilla? Si la planta es pequeña, bastará con usar un copo de algodón mojado en alcohol para retirarlas. En cambio, si la planta es grande, lo mejor es lavarla completamente con agua y un jabón neutro.

De usar la última opción, se debe tener especial cuidado en retirar muy bien el jabón de la planta. También se puede usar algún tratamiento insecticida, pero es importante que esté dirigido a la cochinilla y especialmente a las larvas de ésta.

¿Cómo se reproduce la planta rayito de sol?

La planta rayito de sol puede reproducirse por semillas y por esquejes, siendo ambas formas fáciles de llevar a cabo; pero en este caso explicaremos la segunda opción.

Reproducir rayito de sol con esquejes.

Para reproducir esta planta por medio de esquejes es importante hacerlo al comienzo de la primavera, sólo debes cortar una rama de unos 10 cm de largo. Luego, debes dejarla secar en el sol o en semisombra, por aproximadamente 3 días.

A continuación, puedes colocar un enraizante en el extremo inferior y plantarla en una maceta con sustrato para cactus. Mantenla a la sombra durante unos días, con temperaturas templadas y regando para mantener la humedad en el suelo. Cuando veas los primeros brotes, tu planta estará lista para el sol y para darte toda su energía.

Si deseas obtener una planta rayito de sol, ya sabes los cuidados mínimos que necesitas para poder disfrutar de todas sus bondades.