Saltar al contenido

Tillandsia cuidados

Si eres principiante de la jardinería y deseas tener una extraordinaria tillandsia entre tus ejemplares, no te preocupes. Esta exótica planta no requiere de mayores cuidados, por lo que casi cualquiera que desea tenerla, puede hacerlo.

La tillandsia, también llamada pluma rosa o clavel del aire, es una planta que, en su hábitat natural, crece sobre otras plantas, generalmente árboles y son muy populares para rellenar espacios amplios en el jardín o para decorar interiores, gracias a sus sutiles pero llamativas flores.

Veamos qué tienes que hacer para cuidar una tillandsia en casa o en tu jardín.

Características de la Tillandsia

La tillandsia es una planta epífita; es decir, que crece “abrazada” con otra planta y es de la familia de las bromelias Puede llegar a medir hasta 8 metros de longitud y se distingue porque puede encontrarse tanto en desiertos como en zonas tropicales y bosques, haciendo que sea muy fácil de cuidar.

Antes de continuar, es necesario aclarar que el hecho de que sea una epífita, no significa que sea una planta parásita. Esta planta consigue todo lo que necesita para vivir y desarrollarse, a través de los nutrientes que tiene a su alrededor, por lo que nunca dañará la planta a la que se encuentre fijada.

Tillandsia

Estructura de la planta.

La pluma rosa es una planta colgante, cuyo tallo posee amplias ramificaciones con hebras muy delgadas. Sus hojas son curvadas y muy estrechas, midiendo hasta 5 cm de longitud, con una superficie que se aprecia escamosa.

La flor de la tillandsia se conforma de 3 sépalos unidos por la base y la corola, que forma sus hermosas inflorescencias, se rodea de 3 delgados pétalos, que pueden medir hasta 1 cm y medio de largo y son de color violeta a púrpura, ofreciendo todo un espectáculo a la vista. Algo particular de esta planta, es que puede florecer por varios meses, o por el contrario, por sólo unas semanas.

Al realizar los cuidados de la tillandsia, notarás que es una planta que no tiene raíces, por su naturaleza epífita. En algunos casos se pueden notar pequeñas formaciones de raíz que no tienen otra función más que la fijación de la planta.

Ahora bien, ¿qué necesita la tillandsia para crecer adecuadamente? Lo responderemos en seguida.

¿Dónde ubicar la tillandsia?

Esta extraordinaria planta necesita ubicarse en zonas de bastante iluminación, pero, sin incidencia de luz solar directa. Recordemos que se trata de una planta que puede desarrollarse en lugares donde hay mucho sol, pero siempre a la sombra de la planta a la que se adhiere.

Para cuida tu tillandsia debes ubicarla, además, en una zona de buena ventilación y alejada de temperaturas extremas de más de 30° C o menos de 10° C, que limiten las condiciones de humedad necesarias para sobrevivir.

Si deseas ubicar tu tillandsia en interiores, puedes hacerlo colgándola en un soporte decorativo con poco sustrato, pero tomando en cuenta las condiciones de luz y ventilación.

El riego adecuado para la Tillandsia

Las Tillandsias no requieren de mucha agua para vivir, aunque sí requieren humedad constante, por lo que será necesario regarlas de forma pulverizada a diario, sobre todo en los meses de verano. Esto último es un tip básico para el cuidado de las tillandsias.

Por otra parte, esta plantita sí es exigente con el tipo de agua con que se riega, debiendo utilizar agua de lluvia o agua mineral para regarla. El agua de grifo no se recomienda debido a que contiene muchos aditivos, pero si no tienes otra opción, déjala reposar por 24 horas antes de regar.

Si notas que las hojas de la tillandsia comienzan a encogerse, se debe a que necesita agua, así que presta atención a estas señales para optimizar los cuidados de tu planta.

Abonar las tillandsias

Debido a que es una planta aérea, la tillandsia no tiene posibilidad de extraer nutrientes del suelo, así que lo mejor es alimentarla con fertilizantes especiales para este tipo de plantas.

Puedes utilizar 15 gotas de abono líquido especial para tillandsias por cada litro de agua, para pulverizar y alimentar tu tillandsia, al menos una vez al mes o, de acuerdo a las condiciones en que viva tu planta, cada 15 días.

Tillandsia

¿Cómo reproducir tillandsias?

Como cualquier bromeliácea, la tillandsia se reproduce por medio de semillas o esquejes.

Reproducción por semillas.

Esta es la forma más natural de reproducción. Las plantas florecen, se polinizan y se producen las pequeñas semillas; no obstante, no se trata de una planta de autofecundación, por lo que se requiere polen de la misma especie para que se asegure su genética.

En este sentido, este tipo de reproducción es la más adoptada por profesionales en cultivo y jardinería, ya que es un poco más complejo.

Reproducción por esquejes.

Luego de su floración, esta planta produce unos hijuelos que se pueden quitar para que se desarrollen por separado. Sólo será necesario establecerlos en su nuevo hábitat, con poca luz durante unos días y hacer el riego adecuado. Pueden pasar algunos años, antes de que esta planta emita sus primeras flores.

También se pueden dejar junto a la madre para formar colonias. Al final de la floración, las tillandsias mueren, por lo que siempre será necesario mantener hijuelos para continuar disfrutando de ella.

Hacer un arreglo con tillandsias

Estas plantas son muy utilizadas para hacer arreglos ornamentales debido a que no requieren de suelo para sobrevivir. La mayor parte de estos arreglos se aprovecha durante la reproducción de las mismas, utilizando bases naturales como corchos, troncos de madera, corales, rocas, cerámicas e incluso cristales o fuentes.

Para fijar esta planta a su base, se puede utilizar pega de silicona o cualquier otro no acuoso pero soluble. Se coloca un poco en la base de la planta y poco a poco esta irá fijándose de forma natural. Es importante no utilizar pegamentos fundidos en caliente, ya que estamos hablando de plantas vivas.

Tillandsia

Plagas y enfermedades de la tillandsia

Esta es una planta altamente resistente a enfermedades y plagas; no obstante, puede verse afectada en algún momento, por cochinillas, chinches o la conocida araña roja. En cualquiera de los casos, se puede solucionar dando un baño con agua y jabón a tu planta; sin embargo, el mejor remedio es la prevención.

Como puedes ver, tener una tillandsia entre tus plantas resulta muy práctico y cómodo en términos de cuidado. Además, podrás disfrutar de sus peculiares y coloridas flores en cualquier rincón de tu hogar. Como extra, te informamos acerca de las propiedades medicinales que tiene esta planta, a continuación.

Propiedades medicinales de la tillandsia

La tillandsia no sólo es una planta perfecta para decorar jardines e interiores con su vistoso follaje. También es una planta que, desde tiempos ancestrales, se ha estado utilizando para tratar algunas afecciones o mejorar la salud de las personas.

Es conocido que estas plantas fueron usadas por los incas, aztecas y mayas para ceremonias y protección; pero también como medicina, comida y fuente de fibra. Las aplicaciones más comunes y actuales de esta planta son:

Tillandsia como antiespasmódico.

Esta planta se puede utilizar para el tratamiento de dolencias abdominales y cólicos causados por diversos motivos.

Tillandsia como diurético.

Por otra parte, también adquiere protagonismo en el control de la hipertensión arterial, disminución de edemas por acumulación de líquidos, entre otros. Así mismo, es una planta efectiva para tratar el estreñimiento y para equilibrar la sensación de apetito.

Tillandsia en el tratamiento de patologías.

Algunas especies de tillandsia cuentan con autorización terapéutica para el tratamiento de patologías tumorales; además, se ha descubierto su utilización en estudios in vitro y estudios relacionados con la infección de VIH.

Otras aplicaciones.

La planta de tillandsia, en infusiones, también puede ayudar a mejorar la concentración y capacidad de retención, así como a equilibrar los niveles de ansiedad o estrés, actuando como calmante natural.

La mayoría de estas propiedades se adquieren al preparar una infusión de la planta y sus hojas; pero también es común usar el extracto de su flor, el cual se comercializa en esencias.

El clavel del aire o tillandsia, además de ser una planta colorida, hermosa y muy fácil de cuidar, cuenta con diversas propiedades que pueden resultar de beneficio para la salud, convirtiéndose en un extraordinario ejemplar para los hogares.