Saltar al contenido

plantas de interior grandes y resistentes

Si bien no hay un tamaño mínimo, por norma general charlamos de plantas de interior enormes en el momento en que rondan o sobrepasan el 1,5 m de altura. Reunimos las 18 mejores plantas de interior enormes a fin de que consigas elegir cuál deseas poner en tu hogar. Una planta de interior de importante tamaño es buen elemento ornamental que atrae todas y cada una de las miradas y se transforma en un indispensable de cualquier decoración.

Precaución Graptoveria Douglas Hugh

Índice

  • Necesita luz del sol directa a lo largo de cuando menos 4-6 horas cada día. Mejor si es sol de mañana para eludir quemaduras.
  • Riego separado y sustrato seco. Como cualquier otra cargada.
  • Rosetas enormes, de unos 15 cm
  • No acepta las heladas, pero si se habitúa soporta hasta -2ºC
  • Se extiende por brotes, hojas o semillas.
  • Desarrollo de primavera y verano

Pothos o pothos

Pothos (Epipremnum aureum) es de las mejores opciones para iniciar si jamás has precaución las plantas . Este ejemplar es fuerte a entornos con poca luz y es muy duradero. No es requisito regarla todos los días, sino más bien en el momento en que la tierra de la maceta se seque.

Asimismo es popular por sus efectos purificadores, que mejoran la calidad del aire en la vivienda. La planta tiene un leño central mucho más abultado del que cuelgan muchas ramas mucho más pequeñas y hojas enormes, lo que la hace perfecto para adornar el salón, encima de un mueble o una estantería y contemplar el efecto en cascada vegetal.

Ficus benjamina

La benjamina o ficus benjamín se encuentra dentro de los árboles de interior de referencia en todos y cada uno de los hogares y áreas de trabajo. Se distingue de otros ficus por sus hojas pequeñas muy rebosantes. El ficus benjamin tiene tallos muy ramificados. Precisa mucha luz natural para medrar adecuadamente, y hay que eludir el riego elevado. No le agradan las corrientes de aire ni la luz directa del sol. Se puede cultivar en exterior en ciertos tiempos tibios pero siempre y en todo momento a la sombra.

El ficus benjamina Twilight es un enorme árbol de interior, con desarrollo y cultivo muy afín al ficus benjamina. La primordial diferencia es que las hojas son blanquecinas, moteadas de un verde muy increíble. Tiene hojas pequeñas muy rebosantes y tallos muy ramificados, de la misma la benjamina. El ficus Crepúsculo precisa mucha luz natural para medrar adecuadamente, y hay que eludir el riego elevado. Asimismo puede lograr mucho más de 3 metros en el momento en que es adulto.