Saltar al contenido

Árbol de Jade: significado, características, cuidados y más

Para muchos el árbol de Jade representa la magia de la naturaleza en todo su esplendor, se cree que esta planta aporta beneficios místicos, como la atracción de la abundancia y riqueza al lugar donde se encuentre.

Posee hojas fuertes y únicas que no requieren de mucho cuidado, por lo que normalmente se utiliza para decoración y para ahuyentar las malas energías de los espacios.

Significado del árbol de Jade

Esta hermosa y singular planta proveniente en sus orígenes de Sudáfrica, denominada bajo el nombre de Crassula Ovata. El vibrante color verde de sus hojas y la forma oval que poseen le da la apariencia del Jade, motivo por el cual lo conocemos comúnmente como árbol de Jade.

Dicha silueta es similar a las monedas de Jade de origen Chino, considerándose así un símbolo la abundancia y prosperidad.

En todo el continente asiático se ha cultivado por más de mil años, gracias a su fuerza y durabilidad, y se ha empleado en la decoración de interiores. Podemos observar esta planta en casi todos los establecimientos y casas de las regiones.

En algunos países también es conocida como el árbol del dinero. Bajo algunas creencias se coloca en la entrada de los negocios y en los hogares para atraer la prosperidad económica, incluso se utiliza con la finalidad de alejar las energías negativas. Actualmente, podemos encontrar el árbol de Jade en casi todos los hogares a nivel mundial.

Características

Esta hermosa planta tiene como características principales las siguientes:

Sus ramas son robustas y sus hojas poseen una textura bastante sólida y carnosa. El ramal de su follaje se extiende por el tronco, es abundante y tiene una forma oval con un color verde intenso. Algunas presentan un borde rojizo en cada hoja si se mantienen bajo la luz solar por mucho tiempo.

Como sus hojas son macizas, acumulan muy bien el agua y los nutrientes, por lo que esta planta no requiere de constante riego.

Sus ramas tienen una longitud de siete centímetros aproximadamente y un crecimiento inverso al tallo. Asimismo, la raíz del árbol es poco profunda. Esta planta es considerada perenne, llegando a medir hasta un metro de altura y el tallo suele oscurecerse a medida que la planta evoluciona.

Cuando este árbol se cuida de manera correcta, afloran unas hermosas y pequeñas flores de colores blanco y rosado en forma de ramilletes que aparecen a comienzo de la primavera. Por su parte, es de tipo ornamental y se suele colocar en el interior, siendo de fácil cuidado y muy duradera.

Cuidados del árbol de Jade

Cuando deseamos tener esta hermosa planta en nuestro hogar o negocio, debemos tener en cuenta algunas recomendaciones básicas para su cuidado. Sobre todo si deseamos colocarla en una maceta, ya que en ese caso debemos tratar a la planta como si fuera un Bonsái.

Sustrato

Cualquier tipo de sustrato es esencial para el Jade, teniendo en cuenta que si la vamos a sembrar en un jardín es recomendable usar una mezcla de sustratos especiales, tales como: perlas y arena gruesa en proporciones idénticas y combinar con un poco de grava.

Macetas

Se recomiendan las macetas a base de arcilla o barro, debido a que este material favorece el drenaje del riego.

Riego

Esta planta no requiere de constante riego porque mucha humedad puede hacer morir al Jade. Para saber si necesita agua basta con observar el sustrato y mirar que no se encuentre reseco en una profundidad de seis centímetros aproximadamente. Los platos para drenado de agua nunca deben tener líquido, ya que hará propensa a la planta a contraer enfermedades.

Iluminación

Kalanchoe Blossfeldiana: características, cuidados, propiedades

La kalanchoe blossfeldiana es una de las plantas más vistas dentro de los jardines cuando el otoño llega, es una ...
Leer Más

Echeveria Elegans: características, cuidados y más

La planta Echeveria elegans, es una de las crasas o suculentas que se pueden ver en diversos lugares, por ello, ...
Leer Más

Las mejores y más resistentes plantas de interior

Tener una planta de interior en tu hogar no sólo aporta un toque de verde que embellece el ambiente, sino ...
Leer Más

Jabón potásico: ¿qué es? y ¿para qué sirve?

Si eres un apasionado de la jardinería, quizás ya conoces los beneficios del jabón potásico, ideal para controlar diferentes plagas ...
Leer Más

El Jade requiere de iluminación casi constante del sol, pero de manera indirecta. En jardines se debe colocar donde le de la luz solar de la mañana, mientras que en el interior de la casa la ubicamos cerca de una ventana. Dependiendo de la luz que reciba, sus hojas pueden obtener entre un color amarillo y rojizo, tal como se mencionó anteriormente.

Abono para la planta de jade

Para el árbol de Jade los abonos de tipo orgánico son perfectos. El humus de las lombrices la ayuda a estar sana. Se sugiere utilizar fertilizantes durante la primavera o el verano.

Plagas y enfermedades

Algunas de las plagas que atacan al Jade son las cochinillas y los ácaros. También se puede ver afectada al sufrir de oídio, enfermedad que la origina un hongo parásito, el cual se aloja en sus hojas.

Para poder atacar esta enfermedad se deben aplicar plaguicidas especiales para ese tipo de plantas. Por otro lado, puede sufrir de otra enfermedad llamada “negro anillo”, pero no es tan abrasiva y se puede tratar cortando las hojas afectadas.

¿Cómo es su poda?

Esta planta requiere de una poda constante para que su follaje crezca frondoso y que mantenga una forma estilizada. Si la planta mantiene alguna enfermedad, es recomendable podar la parte afectada por encima con tijeras afiladas y desinfectadas.

Reproducción del árbol

Se pueden realizar esquejes de esta planta fácilmente, a partir de una hoja o de una rama de la misma. Se realiza de la siguiente manera:

·   Cortar la zona indicada.

·   Dejar secar algunos días.

·   Sembrar el esqueje en sustrato suave en maceta de arcilla.

·   Dar firmeza a la tierra y humedecer.

·   No colocar a la luz directa del sol mientras se asientan las raíces.

·   Regar con un espray las primeras semanas.

Beneficios de esta planta

Dentro del Feng Shui, este árbol es conocido y destacado por poseer múltiples propiedades y beneficios. Según esta filosofía de origen oriental, se debe ubicar en diferentes espacios de tiempo para que dichas propiedades se activen.

Entre esos beneficios está el hecho de que provee de creatividad, salud y armonía en la familia y también se dice que trae suerte para los más pequeños. Por otro lado, tiene propiedades antiinflamatorias y protege de virosis. Con sus hojas se limpian quemaduras de la piel, incluso herpes en los labios.

Tipos de árbol de Jade

Normalmente el Jade es un árbol de unos cincuenta centímetros, pero una de las variantes de esta planta es el Jade enano, utilizado para recrear Bonsáis.

Para mantener su tamaño adecuado, se debe podar desde el comienzo las ramas inferiores con el fin de que el tronco se haga más fuerte y la planta se oriente en sentido vertical únicamente.

Otras variedades no tan conocidas del árbol de jade son las siguientes:

  • Crassula Arborescens – El pájaro azul
  • Crassula Arborescens Undulatifolia
  • Crassula Ovata Botany Bay
  • Crassula Ovata Crosby Rojo
  • Crassula Ovata ‘Luces del puerto’